Have an account?

Mantenimiento y Reparacion

Mantenimiento y Reparacion
Ahora en Quetzaltenango

sábado, diciembre 09, 2006

EstaNavidad sera muy prendida en en las mejores salas de Guatemala




powered by ODEO


powered by ODEO

Victor Hugo Juarez
guatemalanoticias@gmail.com

UNA NAVIDAD MUY PRENDIDA es una comedia familiar acerca del arte de superar a otros, de los celos, de la rivalidad entre vecinos, de la decoración hogareña...y del verdadero espíritu navideño. Para el oftalmólogo de Cloverdale, Massachussets, Steve Finch (MATTHEW BRODERICK), no hay época del año comparable a la temporada de Navidad.


Y, ya durante varios años, ha practicado una serie de conmovedoras pero extravagantes tradiciones navideñas que, a estas alturas, su familia —su esposa Kelly, su hija Madison y su hijo Carter— apenas puede soportar.

A pesar de las exhaustivas protestas de sus allegados, el súper organizado Steve tiene saturado el mes de diciembre en el calendario, con todo tipo de actividades que van desde la fotografía de los Finch para la tarjeta navideña, al ritual decorado del árbol y la noche de villancicos del vecindario.


También hay tiempo programado para ir de compras, “la reflexión personal” y el carnaval anual del pueblo, que Steve se encarga de supervisar alegremente.

Pero la dicha navideña de Steve se ve destruida de manera repentina cuando el mañoso vendedor de autos Buddy Hall (DANNY DeVITO) se muda a un lado, y Steve se enfrasca en una reñida rivalidad con su nuevo vecino.

Buddy comienza rápidamente a socavar el dominio de Steve como el “Rey de la Navidad” local, cuando se da a la tarea de decorar su nuevo hogar con suficientes luces navideñas para que puedan ser vistas desde el espacio exterior. En serio, ¡estamos hablando de muchas luces!

Pero, ¿por qué parar ahí? Motivado por la fama que está alcanzando gracias a su sorprendente y potente decoración, Buddy monta un pesebre en vivo, con todo y burros, vacas, ovejas y un camello importado, mientras continúa provocando caos en un enfurecido Steve a través de maneras creativamente anormales.

Aunque Steve se encuentra en un estado lamentable por las jugarretas navideñas de Buddy (¡sin considerar que Buddy le está robando la luz para poder prender su decorado!), su esposa Kelly lleva una buena relación con la estridente media naranja de Buddy, Tia , mientras que Madison ha entablado una amistad con las sexy y nada brillantes hijas gemelas de los Hall, Ashley y Emily, quienes también se encargan de iluminar la vida del joven Carter.

No obstante, Kelly y Tia, y los niños, se impacientan cada vez más con la creciente rivalidad entre Steve y Buddy, y, a la postre, amenazan con “desenchufar” toda su temporada navideña.

¿Podrán Steve y Buddy declarar un cese al fuego antes de que se arruine todo su periodo vacacional? o, ¿continuarán su férrea competencia por ser el mejor hasta alcanzar la victoria personal? En Una Navidad muy Prendida, ésta es la época en la que casi cualquier cosa es posible.

¿Qué clase de tipo necesitaría colocar miles de luces navideñas en su hogar? y ¿cómo se sentiría vivir al lado de una casa como ésta? Esas dos preguntas se volvieron la base para el guión original de Matt Corman y Chris Ord, Una Navidad muy Prendida, que comenzó su acelerado viaje en trineo hacia la pantalla grande gracias a una plática que los escritores sostuvieron con el productor Michael Costigan. “Nos gustó la idea de dos tipos diametralmente opuestos que intentan celebrar la Navidad de manera genuina, cada uno a su manera”, relata Corman.

Ord añade: “Steve y Buddy tienen ilusiones y sueños similares para sus familias y para la temporada navideña. Simplemente no se pueden comunicar lo suficientemente bien para encontrar ese punto en común. En realidad, fue un territorio divertido de explorar”.
El viaje de Una Navidad muy Prendida continuó cuando Regency Enterprises compró el guión del equipo de escritores, y, al poco tiempo, el director John Whitesell quedó vinculado para dirigir el proyecto. Whitesell después incluyó en el equipo al guionista Don Rhymer, con quien acababa de trabajar en Big Momma’s House 2.


Rhymer señala: “En cierto modo, todos somos un ‘Steve’ o un ‘Buddy’. O te gusta tener las cosas bajo control y organizadas o te dejas llevar por tus instintos. Ninguno de los dos hombres es malo, simplemente están viviendo día a día de la mejor manera posible.

Fue importante mostrar la incapacidad de ambos hombres por comprender el verdadero espíritu navideño. La manera en la que ambos están dejando que sus obsesiones los distraigan de lo que realmente significan la Nochebuena y sus respectivas familias”.

Tambien con nosotros puedes ganar entradas al cine y muchos regalos, esperamos tus comentarios a guatemalanoticias@gmail.com , ahora es el momento de hacerlo, esperamos tus noticias.

0 comentarios:

Tiempo